========================
== Blacaman, el malo. ==
========================

Al oído de Cortés

Hoy 6 de diciembre La Opinión ha dado nuevamente espacio a Édgar Cortés para promover un supuesto plan de salvación para el Cúcuta Deportivo, en esta ocasión al presentar una acción de tutela bajo la interpretación de que la Supersociedades erró al decretar la liquidación judicial y que corrigiendo ese supuesto yerro todas las demás consecuencias desaparecerían, incluyendo cómo no, la desafiliación por parte de la Dimayor.

Personalmente me declaro ofendido en mi inteligencia y en la inteligencia de todos aquellos que logramos superar la educación primaria, en primer lugar porque quienes presenciamos la audiencia de incumplimiento ante la SuperSociedades fuimos testigos de cómo el señor Cortés actuó como personero de José Augusto Cadena y en segunda instancia porque vemos que su actuación es risible para cualquiera que haya intercambiado ideas con algún tinterillo del Parque de la Bola. Aún no logro dilucidar si concientemente está actuando así como parte de un plan ulterior orquestado por Cadena o si realmente su calidad como jurista es la que está demostrando en los últimos días.

El señor Cortés se ufana de que le fue admitida una acción de tutela y algunos de sus palmeros salen a los medios y redes sociales aplaudiendo ello como una tabla de salvación y como una vía eficaz para “recuperar al Cúcuta Deportivo” ante ello resulta imperioso decirle a la noble, leal y valerosa hinchada: Una demanda no se le niega a nadie y mientras se cumplan las formalidades será admitida pero una admisión está muy lejos de darle viabilidad a lo que se pretende, en ese punto los jueces no han hecho ninguna consideran legal de los hechos y derechos, apenas revisaron si venían las copias completas, legitimación, poderes, etc.

Tal vez sea necesario indicar que en su tutela el señor Cortés solicitó una medida provisional y la misma resultó negada, esa es una situación muy común en las acciones de tutela pero la razón por la que se negó es lo llamativo, ojo, estamos hablando de la acción judicial de una persona que está apareciendo en los medios como gran jurista y que detentó la condición de Magistrado, pues bien, en la negación de la medida provisional conforme al auto # 1242-2020 señala el Juez Tercero de Familia de Oralidad de Cúcuta:

NO SE CONCEDERÁ LA MEDIDA PROVISIONAL SOLICITADA, para obtener la suspensión de la desafiliación de la sociedad Cúcuta deportivo, por cuanto la parte actora no indicó a qué desafiliación concretamente se refería ni de qué, ni cuál entidad la ordenó el 25/11/2020; y en relación a que se ordene a la DIMAYOR a suspender los efectos de disolución ordenada de la sociedad CÚCUTA DEPORTIVO FÚTBOL CLUB S.A., tampoco se accederá, por cuanto la parte actora tampoco indicó claramente a qué efectos se refería, con los cuales hubiese podido determinar la extrema urgencia de la misma,que no pueda dar espera al término de instancia para fallar por parte del Juzgado;

Es decir: El señor Cortés no pudo establecer a quien le solicita qué, el perjuicio irremediable que pretende evitar y tampoco la necesidad de que el Juez tomase medidas preventivas mientras se resuelve el trámite… eso nos da cuenta de un mal arranque.

En su columna también menciona haber conversado con Carmelo Valencia, Diego Chica y Wilson Carpintero para supuestamente, actuar en defensa de sus derechos laborales, nuevamente, quienes hemos seguido el proceso sabemos desde hace mucho rato que los tres jugadores mencionados presentaron sendas demandas laborales por los incumplimientos y tienen sentencias favorables, en este caso no se sabe si miente o falta al decoro profesional, señor Cortés ¡un abogado no puede estar sonsacando clientes a otros abogados!

Así mismo en su argumentario, el señor Cortés menciona la situación socioeconómica de la región, indiscutible ese punto e igualmente indiscutible su impertinencia, bajo esa interpretación todo acreedor debería soportar los incumplimientos y aún mas, incrementar sus pérdidas en virtud de la terrible situación que cada región vive, absurdo por donde se observe.

En el aparte mas llamativo, el señor Cortés menciona:

“El viernes pasado tuve ocasión de argumentar otro aspecto legal más que es determinante, como un gol, como aquel tercero que le hizo de tiro libro Rubén Bustos al Boca Juniors en los días de gloria del equipo: el artículo 466 del código del trabajo que le prohíbe a las empresas clausurar labores, total o parcialmente, en forma definitiva o temporal sin previa autorización del Ministerio del Trabajo. Luego aquí hubo otro error grave y protuberante de la Supersociedades, pues ni más ni menos, ahora se pasó por encima de la ley”

Éste párrafo merece una explicación detallada:

  • Señor Cortés, esa prohibición a) Es para las empresas que cierren o suspendan labores arbitrariamente y contiene unas excepciones: “salvo fuerza mayor o caso fortuito” El Cúcuta Deportivo terminó sus contratos por órden administrativa no de forma arbitraria luego estamos en una situación de fuerza mayor y b) la SuperSociedades ya moduló su fallo permitiendo al Cúcuta Deportivo continuar su funcionamiento y mantener los contratos necesarios para el cumplimiento de su objeto social.

  • Señor Cortés, la Honorable Corte Constitucional en su sentencia C-071-10 efectuó un análisis de exequibilidad del numeral 5° del artículo 50 de la Ley 1116 de 2006 “Por la cual se establece el régimen de insolvencia empresarial en la República de Colombia y se dictan otras disposiciones”. El artículo en cuestión dice:

“ARTÍCULO 50. EFECTOS DE LA APERTURA DEL PROCESO DE LIQUIDACIÓN JUDICIAL. La declaración judicial del proceso de liquidación judicial produce: (…) 5. La terminación de los contratos de trabajo, con el correspondiente pago de las indemnizaciones a favor de los trabajadores, de conformidad con lo previsto en el Código Sustantivo del Trabajo, para lo cual no será necesaria autorización administrativa o judicial alguna quedando sujetas a las reglas del concurso, las obligaciones derivadas de dicha finalización sin perjuicio de las preferencias y prelaciones que les correspondan.

¡ALERTA SPOILER! La declaró exequible y pasó a ser cosa juzgada constitucional o dicho en buen cucuteño: Su argumento jurídico no sirve pa' un toche.

A mis paisanos les digo: No seamos idiotas útiles de Cadena, no hagamos eco de las tonterias que promueven sus viudas, respaldemos la tarea del agente liquidador y si mañana hay un amistoso contra Quinta Oriental a beneficio de los jugadores, llenemos el Coloso de Lleras como contra Boca Juniors.

El camino es largo y culebrero, no nos perdamos con los sacamicas de Cadena.


Post scriptum

Tras la publicación de éste escrito observo que La Opinión también publicó hoy una entrevista con el señor Cortés, en ella dice entre otras cosas: “La Supersociedades tuvo que tener en cuenta obligatoriamente la carta del presidente de la Dimayor. No se cumplió el debido proceso. Cuando una parte del proceso le pide una prueba, no le pide un favor, es una obligación aceptarla… …Un juez tiene que valorar una prueba razonablemente, eso lo dice la ley. Así como podía existir la posibilidad de que la Asamblea de la Dimayor votara por el no adelanto, también existía la posibilidad de que votaran por el sí…"

De nuevo es necesario aclarar: Señor Cortés, la Super si tomó en consideración la carta, fue debatida, los acreedores no la consideraron aceptable porque en la misma audiencia de incumplimiento (en fecha previa) el entonces presidente de la DIMAYOR, Jorge Enríque Vélez se presentó personalmente como garante de la deuda, esa garantía nunca pudo hacerse efectiva y los acreedores no recibieron el pago prometido, así las cosas, cualquier juez, razonablemente habría considerado que esa carta de la DIMAYOR tendría mayor utilidad en los servicios sanitarios del General Santander.